Santiponce Itálica

Patrimonio

Un inmenso legado por descubrir

Hacienda San Pedro

130
0

Originariamente era una edificación aislada, como hacienda agrícola, separada del núcleo original de El Saucejo, que a partir del siglo XVII fue explotada por la Compañía de Jesús y que tras la expulsión de la Orden por Carlos III pasó a titularidad privada. El edificio incluye vivienda, capilla, dos torres del molino y diversas naves de uso agrícola en torno a un patio. Construcción del siglo XVIII, sobre otras del final del XVI. Salvo la vivienda y la capilla el edificio está en estado ruinoso. 

La hacienda presenta planta cuadrangular. La construcción es rústica de mampostería, ladrillo, y algo de cantería, con cubiertas a una o dos aguas de teja sobre estructura de madera.  Tras acceder al interior se encuentra la vivienda y la capilla. La capilla es pequeña, de planta cuadrada y está cubierta por bóveda vaida, accediéndose desde el vestíbulo por arco semicircular cerrado por puertas antiguas de madera con los emblemas de San Pedro. 

Frente a la capilla se abre la vivienda del propietario, que aún conserva parte de sus antiguas habitaciones. Tras un pasillo y después de traspasar un gran portalón se entra al patio principal de labor, desde el que se accede a las distintas dependencias, como las habitaciones destinadas a alojamiento temporal de jornaleros, las cuadras, las porquerizas, los almacenes y el molino. Lo más atractivo es la sala de la molienda, posiblemente anterior al siglo XVI, que presenta una nave rectangular con arcos transversales de traza ojival, reminiscencia del gótico.

Entre los bienes muebles existentes destaca el retablo de la capilla, del siglo XVIII y una pila de agua bendita de jaspe rojo. Es la hacienda de mayor singularidad arquitectónica del municipio.
 

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.