Pinares de Doñana

Espacios naturales

Más de trescientos parajes y reservas naturales

Más de trescientos parajes y reservas naturales

La naturaleza ha sido generosa con la provincia de Sevilla. Más de trescientos parajes y reservas naturales, parques y paisajes protegidos, monumentos naturales esculpidos por las cuencas del Guadalquivir y su afluente el Guadiamar, en los que la mano milenaria del hombre a veces aparece para crear una armonía singular con la naturaleza: humedales únicos en Europa, campiña, dehesa, bosques y cañadas. Ecosistemas protegidos entre los que destacan los parques naturales de Doñana y Sierra Norte de Sevilla.

Desde las marismas del Guadalquivir, reserva de aves de paso entre África y Europa, a la naturaleza agreste y montaraz de la Sierra Norte, con sus cielos profundos y estrellados donde la contaminación lumínica no ha llegado. Conoce nuestro excepcional patrimonio geológico: yacimientos de fósiles, rocas ácidas paleozoicas y rocas volcánicas. 

Bosques de coníferas junto al matorral mediterráneo: jara, romero y brezo; vegetación perimarismeña, vegetación de ribera, bosques de encinas, alcornoques, acebuches y castaños. Concentraciones de millares de aves: flamencos, anátidas, limícolas, la mayor colonia de Cigüeña Blanca de Europa en estado natural sobre copas de acebuche. Mamíferos, aves, reptiles y anfibios, entre los que destacan por su importancia y rareza el águila imperial ibérica, el buitre y el lince ibérico.

Recorre a pie o a caballo la ruta rociera por el corredor verde del Guadiamar y los pinares de Aznalcázar. Disfruta con el avistamiento de aves en la Dehesa de Abajo y la Cañada de los Pájaros. Conoce los arrozales de Isla Mínima en Isla Mayor y disfruta de la gastronomía autóctona en La Puebla del Río y Coria del Río.

Pasea en bicicleta por la Sierra Norte o practica el turismo de aventura en toda la provincia. Y siempre llévate las mejores imágenes de nuestros monumentos naturales, donde el agua se abre camino para crear verdaderos espectáculos: las cascadas del Huéznar y del Cerro del Hierro, la Ribera del Guadaira con el Parque de Oromana y los molinos árabes, la Encina de los Perros, el Tajo de Mogarejo, y el Chaparro de la Vega, entre otros muchos.

Un patrimonio paisajístico espectacular

El espacio natural más emblemático del continente europeo

El corazón de la provincia se extiende como un fértil mar infinito

Naturaleza agreste y montaraz, repleta de encinares, alcornocales y dehesas donde pasta el toro bravo

Reserva de la Biosfera: territorio del lobo y del buitre

Naturaleza agreste en la zona más alta de la Provincia

Descubrir los secretos de la historia, las leyendas, los oficios en el medio natural, la flora y la fauna