turismo activo

Turismo activo

Ponte a prueba en un entorno natural inigualable

Camino a Santiago: Vía Serrana

280
4

Dejando atrás el Peñón de Zaframagón, y continuando por la Vía Verde de la Sierra, llegaremos a la proyectada estación de Zaframagón, avanzaremos hasta salir del túnel previo a la estación de Coripe, girando para caminar sobre el asfalto de la carretera local, subiendo un repecho que nos conducirá a la primera población. No obstante lo anterior, a la altura de un merendero, podremos pasar a un sendero paralelo a la carretera, y mucho más cómodo para andar.

En Coripe llegamos a la plaza de San Pedro con la iglesia del mismo nombre, donde se recibe el sello para la credencial de peregrino. Pronto la antigua calle se hace un camino de tierra, atravesaremos el arroyo del Boquinete, tras el cual, el camino vira a la derecha y asciende. En algunos puntos, puede ser rocoso y pedregoso. Poco después volveremos a descender, y atravesamos el arroyo de Gilete que transcurre sobre el Camino, se vuelve a subir, pierde de nuevo altura y se encuentra con la carretera, seguimos a la izquierda hasta un cruce, tomamos a la derecha el cordel de Morón y Algodonales que nos lleva entre alambradas algo más de un kilómetro hasta que a nuestra izquierda sale un sendero que nos dirigirá hasta el cortijo de la Fuensolana, una vez allí tomaremos dirección norte para llegar a una confluencia de caminos. El que hemos de tomar es el menos perceptible, y gira a nuestra derecha por un valle ancho donde el trayecto gana altura. Una vista atrás en el paisaje con colinas y montañas merece la pena. Cuando hemos llegado arriba continuamos a la izquierda hasta un edificio, allí comienza a la izquierda un camino vecinal, llegando por un carril al arroyo de la Mujer. Lo seguimos a la izquierda, que se convierte en un claro camino del trayecto ancho. Más adelante el trayecto se hace de nuevo plano,  hay un panel informativo con las posiciones de algunas torres (siglo XIII) en la región. La torre que hemos visto mucho tiempo en la cumbre de la montaña junto a la cantera y que también está significada pertenece al castillo de Cote. Ahora tomamos el sendero a la izquierda de la carretera (cañada Real de Ronda), continuando entre los campos vemos en la lejanía Montellano. Tras avanzar entre parcelas protegidas por alambradas, y más tarde por un olivar, iremos virando a la derecha y a la izquierda.

En Montellano podemos recibir el sello para la credencial de peregrino en la parroquia del Señor San José. Abandonamos el municipio por la A-375 hasta llegar a una bifurcación de caminos y seguimos una vía terrestre a la izquierda, para luego bajar entre los campos para pasar por un olivar y llegar a otra bifurcación, allí se toma el camino a la izquierda, buscando la hacienda del Huertero; tomamos a la derecha y de nuevo a la izquierda. Llegamos delante de una puerta de hierro de un establo de ganado, y cogemos el camino de la derecha. Pronto pierde la senda altura y llegamos a una barrera, a la derecha un lago, pocos después comienza un camino vecinal a la izquierda, que seguimos recto. Este camino, que al principio es llano, inicia una suave subida para después descender hacia el arroyo Salado, donde nos encontramos un viejo puente destruido. Con cierta dificultad cruzamos el arroyo y llegamos a la venta de San Sebastián, seguimos por carretera, que coincide con la cañada real de Ronda a Sevilla, hasta el castillo de Las Aguzaderas (hay una fuente), desde donde, a la izquierda, parte un sendero, al principio claramente definido, y después se desdibuja un poco, tras cruzar la carretera entramos en El Coronil. En la iglesia de Nuestra Señora de Consolación podemos imprimir el sello. Salimos por su calle Real buscando la antigua carretera SE-436, giramos a la izquierda hacia el antiguo camino de Los Molares a El Coronil llegando a los cortijos de Guardainfantilla y de Pardales uniéndonos al viejo camino de Utrera a Morón de la Frontera. La vía terrestre serpentea entre los campos por el paisaje, superficies agrícolas nos acompañan, raras veces hay un árbol que dé sombra. Atravesamos todo recto un cruce de caminos, donde los arroyos periódicos cruzan la ruta y podrían dejarla húmeda y cenagosa. Sin pérdida llegamos a la SE-9011, la cruzamos para evitar recorrerla y seguiremos por el camino que continúa tras ella, tomando el primer desvío a la izquierda nos conducirá directamente hasta Los Molares. La atravesamos y seguimos por el mismo camino de Utrera a Morón de la Frontera, llegando a un camino de tierra ancho y polvoriento, lo seguimos recto atravesando un canal y ahí está Utrera.

A la altura de la iglesia de Santiago, la Vía Augusta. El peregrino podrá optar la continuación del recorrido entre dos alternativas: por el viejo camino arriero medieval a Alcalá de Guadaíra (camino de Cuesta Carretilla), o bien, por la vereda de Utrera para, por la antigua mansio romana de Orippo (Dos Hermanas), llegar a Sevilla. Salimos de la patria de los mostachones hasta llegar al puente de la A-362 sobre el ferrocarril, lo subimos y cruzamos, después bajamos una escalera escarpada a la derecha y damos con una tapia, detrás de la cual se encuentra el cementerio. Nuestro camino ahora es la vereda de Utrera, tras arbustos y coníferas con canto de pájaros, llegamos a una zona muy arbolada y frondosa cercana al antiguo cortijo de Don Rodrigo, de ahí a la carretera local SE-425 y seguimos a la derecha hasta que crucemos las vías del tren, entonces nos situaremos a la derecha. Continuamos el camino todo recto por el lado derecho del trazado del ferrocarril a la estación Cantaelgallo, entrando en Dos Hermanas. Por la calle Virgen de Valme llegaremos a la plaza de la estación de ferrocarril y continuamos de frente, por las calles Sevilla, de la Libertad y Gabriel Miró hasta salir de la población por la ronda de Adolfo Suárez. Caminaremos hasta el hipódromo de Andalucía, cerca de Montequinto. Si hemos llegado a una elevación en la siguiente isleta, vemos ya ante nosotros, en la lejanía, Sevilla. Descendemos el sendero que sale oblicuamente a nuestra izquierda por un olivar, acompañados de una plantación de aceitunas y pastos. Poco después nos unimos a la vereda del Rayo, y atravesamos el canal del Bajo Guadalquivir, saldremos a la carretera del Pítamo, cruzando el canal del Guadaíra y el ferrocarril, rodearemos unas viejas instalaciones militares, pasando esta vez bajo las vías del tren, y salir a la avenida de Jerez.

Solo quedan 5,7 kms. para que, a través de las avenidas de la Palmera, las Delicias, Roma y la Constitución, lleguemos hasta la Catedral de Sevilla.

URL Rutómetro
Categoría
Dificultad
Longitud
95.00Km

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.