Écija Palacio Peñaflor

Sevilla enamora

Del siglo XIX y estilo neoclásico. La iglesia de Santa María Magdalena fue construida sobre un templo anterior (Ermita de Ntra. Sra. de la Soledad) del siglo XIV que fue mandado a derribar por el conde de Altamira en 1800. La iglesia, de planta rectangular, está compuesta de tres naves. La central, mayor que las laterales, está cubierta con bóveda de cañón y las laterales con bóveda de arista.

Dentro de la arquitectura civil destacan la antigua casa cuartel y la casa rectoral, ambas del siglo XVIII. 

Sus plantas responden a la estructura típica de una casa de la época en torno a un patio central, con dos plantas. La planta alta presenta una galería que cumple la función de distribución de dependencias. 

Se erige en el último tercio del siglo XVI. Construida con mampuesto y sillares, consta de una sola nave con contrafuertes exteriores y cabecera poligonal. El retablo mayor es de estilo neoclásico, está recompuesto y posee imágenes modernas, como la Virgen de la Oliva, patrona del municipio, realizada por Sebastián Santos.

Data del siglo XVIII y es una construcción de estilo popular, aunque con claras connotaciones neoclásicas. Su planta es de cruz latina y tiene una sola nave abovedada y una cúpula de media naranja. El altar mayor está presidido por la imagen de Ntra. Sra. de la Asunción, que se conoce popularmente como la Virgen de la Aurora. 

Soberbio edificio de transición del barroco al neoclásico construido en 1755.

Esta iglesia fue edificada a finales del siglo XVIII bajo la advocación de la Inmaculada Concepción. Depende eclesiásticamente de la parroquia de la Purísima Concepción. En 1887 pasó a ser también un depósito de aguas, empleándose como baños hasta la Guerra Civil Española y sirviendo a partir de entonces como punto de abastecimiento para las fuentes de riego próximas.

Iglesia Templo neoclásico con sus orígenes en el siglo XV. Posee en su interior interesantes elementos decorativos, esculturas y pinturas de los siglos XVII y XVIII.