Écija Palacio Peñaflor

Sevilla enamora

Dulces

La Ponderosa es una empresa familiar de Estepa que desde 1955 tradicionalmente ha fabricado dulces de Navidad. Sus productos no han cambiado con el paso del tiempo, conservan todo su sabor y aroma, fabricados como antaño, con cariño, manteniendo las mismas recetas artesanales de sus antepasados, recetas que guardadas con celo se transmiten únicamente de generación en generación.

Se encuentra situado en el centro del casco histórico de la ciudad de Sevilla, su construcción se llevó a cabo durante el último tercio del siglo XIV y a lo largo del siglo XV y la fundación del mismo se hizo en la casa palacio familiar de María Coronel.

La fundación del monasterio de Santa María la Real de Sevilla data del 13 de diciembre de 1409. La primitiva casa estaba en la calle San Vicente y a ella se unieron las monjas del monasterio sevillano de Ntra. Sra. del Valle en 1511.

Tras la Desamortización de Mendizábal en 1835 se les unió la comunidad del monasterio de Santa María de Gracia de Sevilla.

El Dulce Nombre es una empresa familiar de Estepa. Conforman un pequeño equipo que ha heredado la tradición de sus abuelos y, generación tras generación, esta familia ha dedicado cariño y pasión para que los mantecados y dulces de navidad tengan toda la esencia. 

El convento de San Clemente sostiene un pedazo de la historia de la ciudad de Sevilla. Por un lado, contiene las memorias de los eventos importantes en el mundo árabe y, además, la historia y el arte de la ciudad.

Pertenece a la congregación de Comendadoras del Espíritu Santo, orden fundada por Venerable Guido de Montpellier en 1173. Tiene como fin la oración y sus dependencias albergan una residencia femenina y de enseñanza. El edificio está incluido dentro del Conjunto Histórico de Sevilla desde 1964.

En el corazón del barrio de San Julián se yergue la espadaña del monasterio de Santa Paula. En 1473, el papa Sixto IV otorgó la bula fundacional del monasterio a Ana de Santillán y Guzmán, una mujer que ingresó en San Juan de la Palma tras enviudar. En este retiro pensó en la idea de crear un monumento de clausura para la orden jerónima.