turismo activo

Turismo activo

Ponte a prueba en un entorno natural inigualable

Camino a Santiago: Camino de Antequera

171
4

Su tramo sevillano, comienza en el entorno de la laguna de Fuente de Piedra, avanzamos por el camino del cerro de la Virgen hacia Las Albinas para alcanzar la cañada real de Sevilla a Antequera. Conectaremos con la vía de servicio de la autovía A-92 durante un breve tramo para llegar por el camino de Marcos hasta la localidad sevillana de La Roda de Andalucía. Ésta se localiza en el extremo suroeste de la provincia sevillana, posee una ubicación idónea en el interior de la cuenca del Guadalquivir y en el borde de la cadena serrana Subbética. En este municipio ferroviario cruzaremos el arroyo Salinoso y seguiremos el cauce del río Yeguas flanqueados al poniente por las sierras de Pleités (725 m.) y Piedra del Águila (711 m.). La llanura rodense nos ofrece una vista peculiar entre la rivera del Yeguas y las estribaciones de la serranía ostipense. Antes de alcanzar la antigua Ventippo pasaremos por la aldea de El Rigüelo ubicada en el margen izquierdo del río.

Casariche se ubica en la vega del río Yeguas, en el flanco oriental de la provincia, entre olivares y ruinas romanas. En la villa de los mosaicos tomaremos el camino de Estepa por Santerbáez hasta llegar a la aldea de La Salada, lugar representativo para el caminante ya que en esta pedanía ostipense confluye nuestro camino jacobeo de Antequera con el Camino de la Frontera. En su ermita rural se venera una singular y devota imagen de Santiago El Mayor, protector de los caminantes de la Banda Morisca sevillana. Vamos subiendo por suaves lomas entre las herrizas de Mingo Rodrigo y la hermosa silueta de la sierra del Hacho (706 m.). 

Caminaremos rodeando los cerros olivareros de la Sierra Sur sevillana en su extremo oriental para llegar a la llanura cerealista de la vasta campiña hispalense. La Ostippo santiaguista acoge al caminante entre perfumes de canela, sésamo y almendra. El monumental cerro de San Cristóbal es centinela y custodia la inmensidad olivarera de la que mana el preciado oro líquido de sus campos. La inolvidable Estepa queda atrás para ir descendiendo entre olivares hacia la localidad panziverde.

En Aguadulce tras visitar sus conocidas huertas saldremos hacia la milenaria villa ducal de Osuna por la cañada real de Granada. En la antigua Urso cogeremos la vereda real de Marchena junto al cerro de los Buenos Aires, cruzaremos los arroyos del Peinado, Alamillo y La Higuera, y seguiremos por la cañada real de Osuna. Vamos dejando las lomas y cerros de olivares ursaonenses para adentrarnos en las suaves colinas de la campiña marchenera. En el límite entre ambos términos municipales encontramos la antigua laguna de los Ojuelos y el embalse del Charco Podrido. Seguimos avanzando por la cañada real y cruzamos el sinuoso río Corbones en Bajonar y Vico junto al Cerro del Capitán.

Continúan las suaves lomas de campiña, como la del cerro de la Atalaya, antes de llegar a la gran villa sevillana de los duques de Arcos. Marchena destaca en un collado del valle del río Corbones. En el cerro de la Horca tomaremos la cañada real de Sevilla por Galapagar pasando junto al cerro de Las Morenas hasta la aldea de El Palomar. Continuaremos por la cañada real de Marchena a Sevilla cruzando el camino de Andino. El arroyo del Salado nos acompañará un buen trecho, mientras tanto cruzaremos las veredas de Arahal y de Alcaudete junto con su arroyo, seguiremos junto al Salado y atravesaremos la senda de Utrera.

Avanzaremos por la verada de Marchena a El Viso hasta los Alcores. El Viso del Alcor y Mairena del Alcor se emplazan en el corazón de los Alcores entre los límites de los ríos Guadaíra y Corbones. Ambas villas desde su privilegiado otero dominan la inmensa vega y la campiña cerealista surcada por sendos afluentes.

Tras los Alcores cruzamos el cordel de El Torreón para llegar a Alcalá de Guadaíra, Alcalá de los Panaderos, donde su imponente castillo y santuario nos ofrecen una estampa única. Tras divisar algunas haciendas y cortijos señoriales dejamos en el recuerdo la que fue bastión, aljibe y tahona sevillana para dirigir nuestros cansados pies hacia la antigua Híspalis romana, donde el camino jacobeo de Antequera, oriundo del «corazón de Andalucía», enlaza con la conocida Vía de la Plata del Camino de Santiago llevándonos hasta tierras compostelanas.

 

 

URL Rutómetro
Categoría
Trazado
Dificultad
Longitud
134.00Km

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.