Alcalá de Guadaíra

Sevilla, bella y diversa

En 1731, un grupo de muchachos se dedicaban a salir cantando el rosario por las calles «más por diversión pueril que por devoción...». A ellos se le fueron uniendo personas hasta que constituyeron la hermandad de los Servitas cuyo fruto arquitectónico es la iglesia de Ntra. Sra. de los Dolores.

En esta ermita se venera la imagen del patrón de Osuna, que procesiona por las calles de la ciudad todos los años el 12 de enero. La iglesia fue construida en el siglo XVII y reformada en el siglo XVIII.

Se trata de una antigua ermita cristiana que en sus orígenes pudo ser una mezquita árabe de la que se conservaría el mihrab. Se han llevado a cabo en ella las labores de restauración, después de que dejara de servir como depósito carcelario.

Situada a escasos kilómetros de la localidad, en la carretera que conduce a Malcocinado y en una finca de propiedad particular, es el último vestigio que se conserva del antiguo monasterio Basilio. La ermita que ha quedado como almacén del actual cortijo consta de una sola nave dividida en dos tramos, uno de bóveda de cañón y el otro de cúpula.

Erigido en el siglo XVI, el convento Madre de Dios alberga en la actualidad a las hermanas de la Doctrina Cristiana. Posee un bello claustro con elementos mudéjares y renacentistas. Cabe destacar que en 1722 sufrió un importante incendio y que durante la guerra civil fue saqueado. Posteriormente, fue restaurado durante los años 90.

Edificio barroco del siglo XVII mandado a construir por Álvaro de Castilla en 1614 como convento y hospital, al cual se le adosa la iglesia.

Se trata de una antigua iglesia de estilo barroco del siglo XVIII, de la que se conserva la portada y una espadaña que corona la fachada del templo, con dos cuerpos y que ha sido completamente restaurada a finales del año 2012. El interior consta de una sola nave de gran tamaño, cubierta por cúpula sobre pechinas en el presbiterio.