Castillo de Alcalá de Guadaíra

Sevilla enamora

Sevilla y su provincia es conocida por ser uno de los territorios más calurosos de Andalucía, sobre todo cuando el calor aprieta en la época estival.

Inaugurado en noviembre de 2004, consta de varias salas interactivas donde se muestran los valores naturales y culturales de un río cada vez más degradado, profundizando en las causas que han abocado a esa situación y en las posibles soluciones, siempre desde un punto de vista participativo en cuanto a la gestión y planificación de los recursos de la subcuenca del río Corbones. 

El Puente de Carlos III se sitúa en el tramo del río Guadaíra más cercano al casco antiguo donde confluyen varios caminos desde época medieval. 

Se le conoce popularmente como Puente Romano porque la construcción, posterior al siglo XV, se levantó en el lugar donde hay certeza que había una construcción romana que exteriormente no se aprecia. 

El popularmente conocido como puente del Dragón se construye como parte de la circunvalación de Alcalá de Guadaíra, enlazando la A-92 (Sevilla-Almería) con la A-392 Alcalá-Dos Hermanas.

La Rivera de Cala es el principal afluente de la Rivera de Huelva, en el que desemboca en el término de Guillena, después de aportar sus aguas a los embalses de Cala y Castilbl

La Sierra del Pimpollar y la Sierra Padrona son dos formaciones de naturaleza granítica situadas una a continuación de otra. La dirección de las estructuras es noroeste-sureste, como ocurre en toda la Sierra Morena Sevillana. Sus altitudes son de las mayores del Parque Natural, estando en torno a los 900 m.

Al este del pueblo, se hallaba en época megalítica un poblado y una necrópolis formada por catorce tumbas. Las tumbas se alinean a lo largo del río Guadiamar y arroyos cercanos, extendiéndose unos nueve kilómetros.