Osuna Colegiata

Sevilla, bella y diversa

En 1731, un grupo de muchachos se dedicaban a salir cantando el rosario por las calles «más por diversión pueril que por devoción...». A ellos se le fueron uniendo personas hasta que constituyeron la hermandad de los Servitas cuyo fruto arquitectónico es la iglesia de Ntra. Sra. de los Dolores.

El convento de la Concepción de Carmelitas Calzadas fue fundado en 1577 por Francisco Álvarez de Bohórquez y su esposa Catalina de Coria. La primera profesión tuvo lugar el siguiente año, inaugurándose el convento en 1580.

La actual iglesia de la O tiene sus orígenes en una antigua ermita-hospital dedicada a Santa Brígida de Irlanda, regentada por una hermandad con esta misma advocación, según documentos del siglo XV que se conservan.

Construida en el siglo XV, presenta una sola nave. Su interior es un bello ejemplo del mudéjar popular con una característica cubierta de madera que recoge una imagen de San Diego, obra de Castillo Lastrucci en el siglo XX. La fachada de los pies corresponde al primer cuarto del siglo XVI. El templo ha sufrido a lo largo de su historia varias transformaciones, la última en 1966.

Consta de una sola nave con contrafuertes exteriores y cabecera poligonal a la que se adosa un camarín tras un retablo neogótico en el que se encuentra el Santísimo Cristo de la Sangre.

Es del siglo XVI, y aunque no tenga grandes méritos artísticos, existe una gran devoción de la población. Presenta un perfecto estado de conservación. Fue reformada en el siglo XVIII.

La iglesia de la Merced se construyó en su actual ubicación en 1650, aunque sufrió una profunda remodelación en la segunda mitad del siglo XVIII. Los frailes llegaron a Osuna en 1609 y se instalaron inicialmente en la ermita de Santa Ana, localizada en las afueras de la ciudad.

Primitivamente fue la iglesia del convento de los Mínimos de San Francisco de Paula, siendo actualmente parroquia de Nuestra Señora de la Victoria.