Écija Palacio Peñaflor

Sevilla enamora

Se trata de un castillo de origen musulmán, probablemente almohade o incluso anterior, que fue transformado y adaptado entre los siglos XV y XVI para servir de residencia a los señores de Fuentes.

El Real de la Jara gozó de una posición estratégica a lo largo de la Edad Media, lo cual lo convirtió en un importante núcleo defensivo, como lo prueban los restos del Castillo, situado a escasos metros de la localidad.

Este es un tipo de castillo muy similar al de Las Aguzaderas y a otros del dispositivo defensivo de la frontera: de planta cuadrangular, con torre del homenaje inscrita en uno de los lados mayores del rectángulo. Hasta finales del siglo XIV no hay documentación detallada sobre esta fortaleza.

Se localiza entre los términos municipales de Écija y Herrera. Su situación dominante respecto al territorio circundante hizo que en su entorno existiese un importante núcleo urbano en época musulmana que subsistió hasta la reconquista.

El castillo de la Monclova, que tiene su origen en el siglo XIV, se emplaza sobre la ciudad de Obulcula y pertenece a la casa de los duques del Infantado desde 1837. Constituye el último avatar de un secular núcleo de población de las épocas prehistórica, turdetana y romana, y se ha de suponer la perduración de la ciudad en forma de alquería, por lo menos a través de la dominación musulmana.

El Conjunto Monumental del Cerro de San Cristóbal ocupa una meseta que corona el cerro, un recinto alargado en forma de triángulo con una longitud de 450 m, y una anchura máxima de 175 m. Este recinto en forma de almendra se puede considerar como el núcleo original del asentamiento de Estepa.

Situado al oeste del recinto amurallado y en el punto más alto de Carmona. Es posible que fuera construido en época musulmana, concretamente en el siglo XII, pero no hay evidencias arqueológicas que lo confirmen.