Écija Iglesia de los Descalzos

Sevilla, bella y diversa

La Hacienda San Miguel de Montelirio, actualmente uno de los mejores ejemplos de la arquitectura rural de Andalucía, fue en su origen un hospicio de la Orden de los Jesuitas.

La Hacienda de Orán, que surge en el siglo XVII como hacienda olivarera, integra varias construcciones que constituyen un hotel de 19 habitaciones, cuidadosamente decoradas con un peculiar estilo rústico. Dispone además de una pista privada de aterrizaje para los clientes alojados.

En las inmediaciones del Parque Nacional de Doñana, el Rancho El Rocío ofrece un entorno y unas instalaciones inigualables para la celebración de cualquier tipo de evento social o empresarial. La finca posee salones con un aforo de hasta 1 500 personas, y plaza de toros y picadero cubierto de hasta 2 000.

El Cortijo El Chamorro data de mediados del siglo XIX, y está situado en la Campiña sevillana.

La Hacienda Atalaya Alta se encuentra entre Sevilla y Carmona, a 5 minutos del aeropuerto y 15 minutos de la estación de Santa Justa. Dispone de salones de celebraciones, con posibilidad de ampliación con carpa, así como de zonas ajardinadas, para la celebración de eventos y actos sociales o empresariales.

El Cortijo de Arenales conserva toda la tradición, convirtiéndose en un vivo ejemplo de cortijo andaluz. La antigua plaza de tientas se ha transformado en un salón con capacidad para 320 personas y el salón del tinajón, en un espacio para 350 personas.

Salones: Antigua Plaza de Tientas (350 pax), Salón del Tinajón (375 pax)

La Hacienda Guzmán es una hacienda olivarera barroca, rodeada de 340 hectáreas de olivar ecológico, donde se produce aceite de oliva desde el siglo XVI.

A 10 minutos del aeropuerto y a 15 minutos del centro de Sevilla, ofrecemos experiencias de oleoturismo a medida y unos espacios únicos donde poder realizar su evento, actividades de teambuilding y talleres oleogastronómicos.