Osuna Colegiata

Sevilla, bella y diversa

A lo largo de los siglos XII y XIII, la monarquía castellano-leonesa se apoyó en la Orden de San Juan para la conquista, defensa y repoblación de los territorios conquistados de al-Andalus. Fernando III inició la conquista del reino de Sevilla en 1247.

De la mano de unos caballeros de la Orden de Malta proponemos al lector adentrarse en una aventura que transcurre por poblaciones, paisajes y enclaves históricos de la provincia. Partiendo de la comarca del Bajo Guadalquivir y pasando por El Aljarafe, recorreremos principalmente La Vega, donde la Orden poseyó una histórica demarcación jurídica.

Espacio interdisciplinar en el que se muestra tanto al pueblo de Lora como al visitante una muestra de todo su pasado histórico, su riqueza patrimonial y su diversidad medioambiental.

Situado junto al río Churre, en las proximidades de la confluencia de este con el Guadalquivir, es el primitivo emplazamiento de Lora del Río, según afirma el arqueólogo local José Remesal.

La iglesia de San Vicente Mártir fue construida entre 1703 y 1711, a expensas de Francisco José de la Plata y Ovando, caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén y comendador de Tocina, sobre el antiguo solar de una iglesia y un hospital.

Construida en el siglo XVII por los devotos de la hermandad del mismo nombre en la localidad. Su aspecto actual es del siglo XVIII y destaca por su gran proporción y los contrafuertes exteriores que sujetan los muros.

Se encuentra situada aledaña al castillo de Setefilla, fortaleza musulmana en la mesa del mismo nombre, que aparece citada por Alfonso X con el nombre de Setefilia o Sitre Fillas.