Mantecados

Sevilla, bella y diversa

Iglesia del siglo XVIII (1745-1757) que debe su nombre a la imagen del Santo Cristo de la Misericordia que preside el Altar Mayor.

Edificio de una sola nave de tres tramos y cabecera cuadrada, precedido de un porche de tres arcos de medio punto sobre columnas de mármol. Su edificación data de finales del XV, habiéndose reformado a mediados del XVIII. 

La Fuente de la Alamedilla, también conocida como la de los Ocho Caños, se encuentra en la plaza de la Resolana, junto al parque del Cristo de los afligidos, en la localidad de Utrera. Es una antigua fuente restaurada de planta octogonal y con una cubierta a modo de templete.

Situado sobre lo que antiguamente se conoció como la Puerta de Écija, entre la plaza de Cervantes y la calle Alfonso XII. Su origen está fechado en el año 1796, tal y como se puede leer en su inscripción superior «Reinando los señores Don Carlos IV y Doña María Luisa de Borbón. Año de MDCCXCVI».

Este edificio es uno de los más característicos de la arquitectura local urbana del siglo XVIII y típica casa señorial barroca. Fue realizada por Alonso Ruiz Florindo, de quien se dice que modernizó y depuró el estilo de su padre.

Conocidas como Las Gemelas, estas torres son el único elemento que se conserva de la iglesia de la Purísima Concepción del antiguo monasterio de los Mercedarios Descalzos, cuya construcción se llevó a cabo durante el siglo XVIII, hasta su exclaustración, pasando con posterioridad a propiedad del Ayuntamiento.

De los palacios renacentistas ecijanos el palacio de los condes de Valhermoso constituye el ejemplo más relevante. Se trata de un edificio mandado construir por los marqueses de Fuentes y Villaseca en el siglo XVI según los cánones artísticos renacentistas del momento, pudiendo datarse en torno a 1530.