Écija Palacio Peñaflor

Sevilla enamora

El Real Alcázar de Sevilla, es un conjunto de edificios palaciegos, situados en la ciudad de Sevilla, cuya construcción se inició en la Alta Edad Media, donde se superponen múltiples estilos, desde el arte islámico de sus primeros moradores, el mudéjar y gótico del periodo posterior a la conquista de la ciudad por las tropas castellanas hasta el renacentista y barroco de posteriores reformas.

La Torre del Oro es una torre defensiva del siglo XIII desde la que se extendía una gruesa cadena hasta la otra orilla del río, para así cortar el paso a los buques enemigos.

Se trata de una antigua ermita cristiana que en sus orígenes pudo ser una mezquita árabe de la que se conservaría el mihrab. Se han llevado a cabo en ella las labores de restauración, después de que dejara de servir como depósito carcelario.

La Catedral de Sevilla es el templo gótico más grande del mundo y el tercero de la cristiandad tras San Pedro del Vaticano y San Pablo de Londres. Se comenzó a edificar en 1403 sobre la antigua mezquita mayor de Sevilla, obra almohade de la que se conserva el Patio de los Naranjos y la Giralda.

El yacimiento arqueológico ubicado en la antigua Plaza de Armas del Alcázar Real, conocido coloquialmente como el Picadero, ocupa la zona más elevada de la ciudad, donde se pueden encontrar restos turdetanos, romanos y restos de la muralla de un castillo musulmán, pudiéndose observar los niveles ocupacionales de Écija

La Plaza de España, el popular Salón, está ubicada cerca del foro de la romana Astigi, donde todavía permanecen in situ un espléndido conjunto de mosaicos. Es el corazón de la ciudad, centro histórico, social y lúdico de los ecijanos, probablemente desde el siglo XV.

La primera fase de construcción de Metropol Parasol dejó al descubierto restos visibles de gran parte del periodo romano, desde Tiberio (30 d.C.) hasta el siglo VI, así como una casa islámica almohade de los siglos XII y XIII.