Écija Iglesia de los Descalzos

Sevilla, bella y diversa

La Plaza de la Corredera es de planta trapezoidal e irregular. Su actual estado debió conformarse bien avanzada la Edad Moderna y alcanza su definitivo aspecto coincidiendo con el desarrollo general de la población a mediados del siglo XVIII.

Es un edificio de patio central porticado en todos sus frentes y rodeado de crujías perimetrales simples. La construcción se podría datar a principios del XVI, pero cuando se hizo una lectura arqueológica del inmueble se comprobó la existencia de varias fases distintas.