Romerías

Sevilla enamora

El Palmar de Troya, la ‘torre vigía’ del Guadalquivir

Al sureste de Sevilla, a 15 km de Utrera y en plena Cañada Real, se encuentra El Palmar de Troya. Una localidad que, hasta octubre de 2018, era una pedanía del municipio de Utrera. De hecho, es uno de los pueblos más recientes de la provincia.

Arahal, de lugar de descanso a cuna de artistas.

Quién iba imaginar que ese Ar-rahal, término árabe para nombrar un lugar de descanso de campesinos y pastores, se convertiría en la urbe sevillana que es hoy en día Arahal. El origen de esta localidad parece remontarse a la época romana, por los restos de lápidas y sarcófagos hallados con el nombre de Callicula.

El Rubio, cruce de caminos entre la Campiña y la Sierra Sur

Su origen puede venir de la época romana, de una finca llamada Fundus Rubeus y que en el periodo visigodo se transformaría en el nombre actual de El Rubio.

Marchena, villa monumental del legado andalusí

Las huellas más antiguas se corresponden a la edad de bronce, destacando el  “yacimiento de Montemolín”. En cuanto al asentamiento romano, varios son los posibles nombres de este pueblo: 'Castra' 'Genuina', 'Alpe' y 'Colonia Marcia', en honor de Marciana, hermana de Trajano.

Los Molares, un pueblo con tradición medieval

La población surgió alrededor del castillo construido en 1336 por don Lope Gutiérrez de Toledo que había recibido la dehesa de manos de don Lope Chico.

Lantejuela, tierra de lagunas

En la Campiña sevillana, entre Osuna, Écija y Marchena, encontrarás un pueblo que guarda un encanto especial, Lantejuela. Aquí disfrutarás de la tranquilidad de un enclave rural rodeado de campos de cereales y olivos, bañado por sus famosas lagunas. 

No se conoce muy bien el origen de su nombre.  

La Puebla de Cazalla, pasión por el flamenco

El origen de los asentamientos en el lugar es “túrdulo” y su primer nombre conocido es el de “Calícula”. Rodrigo Caro cita numerosos vestigios romanos en su territorio como lápidas, monedas, sepulcros y cerámicas, que han sido confirmados en el Castillo de los Villares.