turismo activo

Turismo activo

Ponte a prueba en un entorno natural inigualable

Camino a Santiago: Vía de la Plata

200
5

Nuestra andadura comienza en la catedral hispalense, atravesando un recorrido urbano por la capital cruzaremos el Guadalquivir por el antiguo puente ferroviario para seguir recto hasta Camas, o girar a la derecha por la rivera del río hasta Santiponce. En el primer caso recorreremos el centro de Camas. Santiponce se anuncia por la torre del monasterio de San Isidoro del Campo y atrevesaremos la línea de ferrocarril dirección de Huelva y avanzaremos por la antigua carretera de Mérida, actual calle principal, hasta llegar a Itálica. Una larga recta nos llevará entre trigales y olivos, siguiendo el camino de servicio de Emasesa hasta Guillena, que nos despide junto al río Rivera de Huelva, que podemos vadear para continuar hasta el miliario o cruzarlo por el puente de la carretera de Burguillos y enseguida tomar el camino.

Al poco de comenzar, el paisaje de olivos y naranjos da paso a la dehesa serrana, con encinas, alcornoques y acebuches. Es zona ganadera, por lo que hay que abrir y cerrar cada portilla que encontremos, disfrutando de un hermoso paisaje y un gran silencio hasta el próximo miliario junto a la carretera local de Castilblanco de los Arroyos. A partir de aquí la senda transcurre en paralelo al asfalto. Este municipio se encuentra en las puertas del parque natural de la Sierra Norte de Sevilla, de ahí su belleza medioambiental. Iremos provistos de agua y comida, ya que hasta Almadén de la Plata no encontraremos donde aprovisionarnos.

Después de dieciséis incómodos kilómetros de arcén y andadero, la puerta del parque forestal de El Berrocal, da paso a uno de los tramos más bellos del camino en su recorrido por la Sierra Morena sevillana. En menos de catorce kilómetros llegamos al cerro del Calvario, de corta pero intensa subida que nos regalará magníficas vistas: hacia atrás, el camino recorrido por la dehesa; y hacia el norte, Almadén de la Plata. Esta larga etapa ofrece su recompensa con la belleza del entorno, sus inmediaciones y, por supuesto, su exquisita gastronomía.

Esta última etapa, es corta y bellísima, la comenzamos por el camino que conduce a su plaza de toros. En pocos pasos nos adentramos, entre jaras y encinas, en lo más profundo de la dehesa. Fincas de caza mayor, ciervos, corzos y jabalíes, junto con conejos, perdices y todo tipo de aves, podrá observar el caminante si va atento y en silencio. Tras orientarnos por la casa de la Postura, el miliario, el pozo, la casa del Guarda, los cortijos El Encinarejo y El Chaparral, encontramos un nuevo miliario en memoria al hombre que recorrió y señalizó el camino, contactó con instituciones y fundó la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla. El recuerdo de José Luis Salvador está presente a lo largo de este camino, ríndale el peregrino el homenaje que se merece. Tras el miliario, llegamos a El Real de la Jara, y al albergue municipal de peregrinos, en las primeras casas.  Esta población debe su nombre al Camino Real que fue vía de comunicación entre Andalucía y Extremadura.

URL Rutómetro
Categoría
Trazado
Dificultad
Longitud
87.00Km

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.