Santiponce Itálica

Patrimonio

Un inmenso legado por descubrir

Castillo de Luna y Parque del Olivar

145
2

Castillo de Luna 

El Castillo de Mairena del Alcor conocido popularmente como Castillo de Luna, se sitúa en un cerro equidistante de las actuales fuentes públicas de la población “Gorda” y “Alconchel”, junto al complejo de los molinos hidráulicos harineros llamados “De Campo”. Esta localización, que coincide con el puerto de entrada de la Vega hacia las terrazas de Los Alcores, es un puesto de vigilancia privilegiado desde el que se controla visualmente la Vega de Carmona, la población y el tránsito de los caminos y veredas antiguamente frecuentados por los trabajadores del campo, los viajeros y los ganaderos que acudían a la primera feria de ganado de Andalucía, la feria de Mairena del Alcor.

Los últimos estudios realizados fechan su origen en 1342 tras la donación del lugar de Mairena a Don Pedro Ponce de León por el rey Alfonso XI, como parte del programa de repoblación y fortificación de la campiña sevillana, en compensación por la ayuda prestada en las campañas militares de la batalla del Salado y el Sitio de Algeciras. Su construcción se realizó en 4 fases repartidas desde mediados del siglo XIV hasta el primer tercio del siglo XVI. Por su morfología, la fortaleza es considerada como una de las primeras construcciones dedicadas a la defensa artillera.

 

Parque del Olivar 

Los resultados de las últimas investigaciones realizadas en este parque han tenido como resultado el hallazgo de diversas estructuras que aportan cronologías medievales posiblemente anteriores a la construcción de la fortaleza. Muros y silos de diferentes dimensiones se hallan dispuestos a lo largo de la manzana que hemos preservado libre de instalaciones e infraestructuras que pudiesen afectar sus contextos históricos. Nuestro objetivo es poder llevar a cabo el estudio de estos vestigios en un futuro próximo.

El cultivo del olivo es relativamente reciente, quizás comenzase con el abandono de la función defensiva del castillo, ya que con anterioridad, a todas luces, esta zona estaría habitada. La parcela no siempre fue única sino que es el fruto de la compra de los campos que rodeaban al castillo por Jorge Bonsor con una finalidad productiva y funcional, creando un cinturón verde que preservaba el aislamiento tradicional de la fortaleza. Conservó el cultivo del olivo y el almendro, y los fosos que aún no habían sido excavados los dedicó a la siembra de cereales y legumbres para uso doméstico.

En 2001 con la cesión gratuita del Castillo y el olivar por parte de la Junta de Andalucía al Ayuntamiento de Mairena del Alcor, y la adición de la parcela que linda con las traseras de la Calle Real se dio forma definitiva al nuevo parque en cuya planificación prima la preservación, fomento y difusión de sus valores patrimoniales tradicionales.

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.