Santiponce Itálica

Patrimonio

Un inmenso legado por descubrir

Capilla de San Bartolomé

50
1

Conocida popularmente como la capilla de Jesús de Nazareno, formó parte del convento dominico de San Bartolomé, erigido a expensas de Bartolomé López de Marchena, que en 1542 ordenó su fundación y se destinó al cuidado y fortalecimiento del cuerpo y del espíritu. La capilla debió de construirse en el siglo XVII y sufrió importantes reformas en la segunda mitad del siglo XVIII. 

Se trata de un templo de pequeñas dimensiones compuesto por una única nave que se cubre a través de una bóveda de cañón con lunetos entre arcos fajones, que incluye otra bóveda dentro de la anterior y con forma de media luna sobre el presbiterio.

Sobre este último espacio se encuentra el retablo mayor de la capilla, que se muestra presidido por una talla de Jesús Nazareno realizada por el célebre escultor Marcos Cabrera en el año 1597, y donde se veneran además las imágenes de distintos santos como San Juan, San Lucas, San Mateo, San Pedro y el propio San Bartolomé, titular de la capilla.

Aunque la capilla se enmarca dentro del estilo barroco habitual de la época, su aspecto exterior es extremadamente sencillo, pues presenta solo una pequeña fachada (la de los pies del templo), cuya superficie la ocupa prácticamente toda la portada, muy austera, que muestra un amplio hueco de acceso acabado superiormente en un arco muy rebajado. El hueco se presenta flanqueado entre dos sobrias pilastras que soportan un frontón recto partido para alojar en el centro un retablo cerámico con la imagen de Jesús Nazareno, rematando la composición otro frontón recto, esta vez completo.

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.