Santiponce Itálica

Patrimonio

Un inmenso legado por descubrir

Capilla de la Vera Cruz

76
3

La iglesia de la Vera Cruz es una obra arquitectónica perteneciente al barroco de la segunda mitad del siglo XVIII, caracterizada por una acentuada decoración puesta de manifiesto por su monumental portada tallada en ladrillo fino. Enclavada sobre los restos de la primitiva ermita del siglo XVI y dedicada al culto del Cristo de la Santa Vera Cruz, es el único edificio religioso de planta central del municipio.

Las primeras noticias que se tienen de su existencia se remontan a 1602. Posteriormente, durante el terremoto de Lisboa de 1755, la capilla se derrumbó. A partir de ese desastre se inició el proceso de reconstrucción. En 1780 se finalizó la fábrica y fue abierta a la devoción de los fieles. Durante la protección de la familia de los Zayas y los Benjumea en el siglo XIX, se le incluyó los añadidos de la parte posterior. En 1936, con el estallido de la Guerra Civil fue saqueada, desapareciendo las imágenes hasta su total abandono.

El 20 de mayo de 2003, la Hermandad de la Vera Cruz encargó el proyecto de restauración de la iglesia que fue consagrada de nuevo al culto por el cardenal arzobispo de Sevilla, fray Carlos Amigo Vallejo, el 20 de noviembre de 2004.

Tiene planta centrada con una gran cúpula a la que se le adosa dos capillas laterales rectangulares con bóveda de cañón y el altar mayor con cubierta moderna. El arco triunfal y su correspondiente en el acceso son mixtilíneos con una molduración, al igual que el conjunto, muy airosa.

La portada, de ladrillo tallado, se compone por medio de dobles columnas abalaustradas que sostienen remates, dispuestos en ángulos a cada lado del vano de acceso que se cierra con un arco mixtilíneo de gruesas y duplicadas molduras.

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.