Romería

Cultura

Arte, sentimiento y tradición

Vía Crucis de Itálica

87
2

Sus inicios se remontan al primer sábado de cuaresma de 1990, cuando la Hermandad del Rosario realizó por primera vez en solitario este Vía Crucis y decidió trasladar y hacer partícipe de aquella inigualable experiencia a otras hermandades de su entorno más cercano. Aunque en la historia de la ciudad italicense no se conocen martilogios cristianos, la simbología del anfiteatro de Itálica evoca aquellos que tuvieron lugar en el gran coliseo romano, haciendo que el entorno artístico y escultórico en el que se desarrolla el acto lo hagan único en nuestra geografía.

Vertebrado como acto piadoso, espiritual y de meditación y de carácter religioso, cuenta cada año con la participación de catorce hermandades y con un gran número de cofrades y personas de toda índole que, incondicionalmente, acuden atraídos por algunas de las múltiples facetas que el acto ofrece a los sentidos.

Adentrándose en el conjunto arqueológico, el cortejo discurre por el Cardo Máximo, arteria principal de la imperial Itálica para, llegando a la explanada y a través del callejón de acceso al anfiteatro, hacer su entrada en la arena del foro romano.

Una vez en el interior del anfiteatro, que cuenta con una magnífica acústica, desde uno de los vomitorios del graderío, un coro de voces con cantos cuaresmales recibe con exquisita musicalidad la entrada de Nuestro Padre Jesús Nazareno en el mismo, dando comienzo la escenificación de la Pasión del Señor.
 

Fecha aproximada
Finales de Febrero

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.