La provincia de Sevilla

Nuestra provincia

Vida y paisaje en una provincia diversa y monumental

Martín de la Jara

164
4

Martín de la Jara, una escapada a la Sierra Sur sevillana

Son varias las teorías y publicaciones que han venido a explicar el origen de Martín de la Jara y del vecino municipio de Corrales. Para unos, se debe al establecimiento en el lugar de una antigua explotación ganadera trashumante del señor de la comarca, el duque de Osuna. Otros opinan que la creación de ambos pueblos se debe a la existencia de los establos donde el mencionado duque guardaba su ganado.

Ninguna de esas teorías está demostrada ni documentada. Lo que está demostrado es que este territorio, siendo musulmán, fue conquistado por el rey castellano Fernando III (1240), pasando a formar parte de una zona fronteriza sujeta a constantes avances y retrocesos, lo cual no favorecía la repoblación por lo que la zona estaba controlada por una Orden Militar, manteniéndose esa situación hasta las tomas de Antequera (1410) y de Ronda (1480). Es a partir de entonces cuando la franja fronteriza es entregada a los nobles en pago a sus servicios, quedando Martín de la Jara incluida en el término de Osuna.

A principios del siglo XIX, con la abolición de los señoríos jurisdiccionales, se instauró en Martín de la Jara su primer Ayuntamiento Constitucional.

Martín de la Jara es un destino perfecto para disfrutar de una escapada rural. En este hermoso rinconcito de la Sierra Sur sevillana vas a descubrir un humedal único de la provincia de Sevilla, la Laguna del Gosque. Declarada Reserva Natural, en ella habitan interesantes especies de aves acuáticas. 

El entorno de esta laguna singular es de una gran belleza, por lo que anímate a conocerlo mientras practicas senderismo o montas en bicicleta. También cuenta con zona de merendero, por si te apetece disfrutar de una jornada de campo. Y si vienes en época de calor, refréscate en sus aguas. Los vecinos de Martín de la Jara disfrutan de su Laguna del Gosque como si fuera una playa. 

Otro de los atractivos turísticos de este pequeño pueblo está en su gastronomía. De las huertas locales salen las ricas hortalizas que llevan sus platos típicos. El más popular, el amorraque, se elabora a base de pimientos, cebolla y ajo, con sello jareño. Y por supuesto, la porra, cuya receta nada tiene que envidiar a la antequerana. 

Escápate a Martín de la Jara, sus tradiciones y su naturaleza te conquistarán. 

Cómo llegar

Para llegar en coche desde Sevilla debes tomar por la autovía A-92 hasta la salida 84, a la altura de Osuna. Sigue por la carretera A-378 que te llevará a tu destino. 

Esta localidad no cuenta con estación de tren. Aunque puedes llegar en tren a Osuna y desde ahí subir al autobús destino Martín de la Jara. Igualmente sucede con los autobuses, ya que no existe ninguna línea que comunique directamente este pueblo con Sevilla. Tendrías que viajar hasta Osuna y hacer trasbordo. 
 


Cómo moverse

Al ser una localidad pequeña te será muy fácil recorrerla a pie. Así disfrutarás de su ambiente. Pero la mejor opción es descubrir su entorno natural bien en bicicleta o practicando senderismo.


Razones para visitar

  • Si te gusta pasar unos días en tranquilidad y en plena naturaleza, Martín de la Jara es tu destino. 
  • Recorre el entorno de la Reserva Natural Laguna del Gosque y recuerda que, si hace calor, puedes refrescarte en ella. 
  • Degusta la gastronomía local, en la que no faltan los embutidos, los quesos y platos a base de productos de las huertas locales. No te vayas sin probar el almorraque y la porra jareña. 
  • Saborea los juñuelos con una buena taza de chocolate, es la mejor merienda para los días fríos. 
  • Vive en julio la peregrinación de la Virgen del Carmen a la Laguna del Gosque. Toda una tradición local.  
  • Ven a finales de julio, vas a disfrutar de la Feria de Martín de la Jara. Además en esos días se celebra el Festival de Cante Jondo, un encuentro flamenco con más 35 años de historia. 


Qué visitar

La historia de esta población cuenta con diferentes versiones, que rozan la leyenda. Unos dicen que tanto Martín de la Jara como Los Corrales fueron terrenos para el ganado del Duque de Osuna. Situándose las casas de los ganaderos en el primer pueblo y los corralones de las reses, en el segundo. Tiene lógica esta historia, pero no está demostrada. 

Otra leyenda tiene que ver con su nombre. Al parecer, dicen las lenguas, que procede de un capitán llamado Martín. Pero esto mejor que te lo narren los propios jareños, mientras disfrutas del buen ambiente de sus bares. 

Lo único cierto es que tanto Martín de la Jara como Los Corrales pertenecieron al ducado de Osuna hasta la supresión de los señoríos en el siglo XIX. Y que en el caso de la localidad jareña, su ubicación, colindante con la provincia de Málaga, hizo que durante la Edad Media sirviera de descanso al viajero. Así surge esta población. 

Vestigios de su pasado medieval lo encontrarás en el rincón más pintoresco, el Arco de la Teja. Único resto de lo que fue la muralla defensiva de esta villa, hoy convertido en símbolo local. Otro punto de interés turístico es la Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario, un edificio peculiar por presentar doble torre. 

Pero lo más hermoso de esta localidad lo vas a descubrir en su entorno natural, bañado por la Laguna del Gosque, Reserva Natural. Disfruta de su zona de merenderos, a la vez que te relajas en plena naturaleza. Puedes realizar alguna ruta por sus inmediaciones, bañarte en sus aguas u observar diferentes especies de aves protegidas. Y quédate a contemplar el atardecer. Tendrás una imagen preciosa de este rincón de la Sierra Sur. 

Entorno

Martín de la Jara dista 111 km de Sevilla capital y se ubica en la comarca de la Sierra Sur. Su término municipal colinda con la provincia de Málaga. Esta localidad está situada en un valle en el que se encuentra la Reserva Natural Protegida de La Laguna del Gosque. 

Comarca
Sierra Sur
Extensión
49.34 Km²
Altitud
404.00 m
Nº habitantes
2.720
Etiquetas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.