La provincia de Sevilla

Nuestra provincia

Vida y paisaje en una provincia diversa y monumental

Aznalcázar

295
3

Aznalcázar, en el corazón de Doñana

Aznalcázar aún conserva el término acuñado por los árabes: Hazn-al-cazar, la fortaleza alta. Fundada primero por los romanos como bastión defensivo entre el marismas del Guadalquivir y el Aljarafe sevillano, ocupa una situación privilegiada en el entorno del Parque Nacional de Doñana, con 15 000 ha declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Situada en un lugar alto, a caballo entre las Marismas del Guadalquivir y el Aljarafe sevillano, y junto al Río Guadiamar, Aznalcázar es un lugar de importantes y valiosos vestigios del pasado. En otras épocas históricas, Aznalcázar fue un importante bastión defensivo, vía de comunicación y encrucijada de caminos que favorecía el acceso de diversas poblaciones, a las zonas de pasto marismeño y al mar.

Gracias a la elaboración de la Carta Arqueológica del término se pone de manifiesto la riqueza en yacimientos arqueológicos de todas las épocas. Algunos historiadores identifican la actual Aznalcázar con la celtíbera Olontigi, nombre conservado en época romana. El nombre actual de Aznalcázar deriva del árabe Hazn-al-cazar que significa fortaleza del alcázar o del palacio.

Según el Anuario Arqueológico de Andalucía de 1988 (Dirección General de Bienes Culturales - Junta de Andalucía), el poblamiento de época calcolítica es el más antiguo del que se tienen datos fiables. No faltan opiniones que sitúan en Aznalcázar la ubicación de Tartessos, y otras afirman que fenicios, griegos y cartaginenses habrían dejado su impronta en estas tierras. La presencia romana en sus tierras dejó importantes huellas como el puente sobre el río Guadiamar y el recinto amurallado del que se conservan aún algunos lienzos.

El encanto de este rincón sevillano lo encontrarás en la fusión de sus restos arquitectónicos con el vivir del día a día de su gente. Un ejemplo de ello lo tienes en el Arco de la Pescadería, la antigua entrada de la muralla, hoy pasadizo entre viviendas. Pero lo más espectacular es su paisaje cubierto de pinares y bañado por el Corredor Verde del Guadiamar, además del famoso Vado del Quema, por donde miles de peregrinos cruzan cada mes de mayo para asistir a la Romería del Rocío.
Aznalcázar te apasionará por su naturaleza, ubicación y e historia.

Cómo llegar

La mejor ruta por carretera para llegar a Aznalcázar es por la autovía A-49, la que une Sevilla con Huelva. A la altura de Benacazón debes coger el desvío hacia la A-473. Te llevará directamente a Aznalcázar.

Desde la estación de Plaza de Armas de Sevilla salen autobuses a lo largo del día con parada en Aznalcázar.

Si vas en tren, tienes la línea C5 desde Sevilla hasta la estación de Benacazón. Esta localidad está a 10 km de Aznalcázar, a la que puedes llegar en autobús o en taxi.


Cómo moverse

Aznalcázar ofrece rutas de senderismo por el Corredor Verde del Guadiamar. Pero si te gusta el deporte, también tienes la opción de conocer su paraje natural en bicicleta o a caballo.

Para conocer su patrimonio histórico, lo mejor es caminar y perderse por sus calles. Solo así descubrirás los encantos escondidos en sus bellos rincones.


Razones para visitar

Qué visitar

Aznalcázar es un lugar donde podrás disfrutar tanto de su patrimonio histórico como de un enclave natural único. Tiene el privilegio de encontrarse en el entorno del Parque Natural de Doñana, por lo que su naturaleza posee un valor incalculable.

Para conocer mejor su enclave, visita tanto el Centro de visitantes José Antonio Valverde, como el del Corredor Verde del Guadiamar. Desde este último, observarás el curso del río y el frondoso bosque por el que discurre. Además de encontrar un antiguo puente romano. Pero si quieres presenciar in situ su naturaleza tienes que recorrer el sendero del Parque Botánico Buitrago. Sentirás el frescor de su abundante vegetación y te relajarás en la zona habilitada con barbacoas y merenderos.

Otra opción turística es descubrir los encantos del centro del pueblo. No olvides pasar por el Arco de la Pescadería, la antigua entrada a la fortaleza. Este arquillo es uno de los rincones más pintorescos de Aznalcázar. Te llevará al Cerro del Alcázar, la parte alta, donde solo quedan algunos restos del castillo. Lo mejor son sus vistas.

Si te apasiona el arte, en la iglesia de San Pablo encontrarás obras de Martínez Montañés y Zurbarán. Es la más antigua e importante de la localidad y aún conserva la torre árabe. Para acabar la visita, te recomendamos descansar en el Parque de la Fuente Vieja, donde la fuente de azulejos del siglo XVIII y su mirador son un reclamo para el viajero.


Entorno

Aznalcázar está tan solo  a 27 km de la capital sevillana. Este municipio ocupa una situación privilegiada por hallarse en el entorno del Parque Nacional de Doñana, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En sus tierras discurre el río Guadiamar, afluente del Guadalquivir, predominando la agricultura del olivar y de la fruta de hueso, como la nectarina y el melocotón. 

Comarca
Guadalquivir-Doñana
Extensión
449.80 Km²
Altitud
66.00 m
Nº habitantes
4.495
Descargas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.